Porque hay cosas que no me gustan, que cambiaría. Porque combatir y luchar, no es lo mismo que colgarse medallas. Porque el movimiento se demuestra andando, y porque desde siempre, los guerreros se han formado con las técnicas y procedimientos que les han permitido sobrevivir a las batallas. Porque hay que educarse con valores e instintos, dejarse de lo teórico y centrarse en el conocimiento válido para sobrevivir. Bienvenidos a un blog que busca precisamente eso, servir para mejorar. Aprender para sobrevivir.

Todos los textos de este blog se encuentran bajo licencia legal de todos los derechos reservados al Autor, y por lo tanto, cualquier copia o difusión sin autorización ni conocimiento del autor, serán puestos en conocimiento de los servicios jurídicos. Este blog queda protegido por los derechos de autor y Propiedad Intelectual Registrada.


martes, 26 de julio de 2016

REFLEXIONES AL LADO DE LA SOMBRA DEL INSTRUCTOR




Ya hace mucho tiempo, seguramente más del que uno quisiera, que me calcé por casualidad, por oficio, por accidente o por obligación, las botas del instructor.  Y solamente la terrible sensación de responsabilidad me sumió en un bloqueo absoluto.  No tenía miedo escénico, jamás lo he tenido, y mi sentido de la vergüenza lo tenía muy bien controlado.  No entendía que era eso de ser instructor de 120 hombres.  ¿A caso debería emular el buen hacer de mis profesores? ¿Tal vez tendría que repetir los mantras de mis instructores? ¿Podía improvisar o debería seguir un guion preestablecido?... Demasiadas preguntas para una persona que apenas había cumplido dos décadas de caminar por este mundo.


He de reconocer que mis dudas me sirvieron para realizar una profunda reflexión, y todo me llevó a una sola cosa, “responsabilidad”.  Nunca pensé es si yo sabía lo suficiente (obviamente no, ni entonces ni ahora se lo suficiente para catalogarme título alguno, por más que cien papeles de cien cursos, talleres, monográficos o actividades me puedan “validar” como una cosa u otra.  Ni siquiera la experiencia de casi 30 años con las botas puestas, y habiendo pisado mil sitios y habiendo tenido mil experiencias de las fáciles a las extremas), sólo pensaba en la tremenda misión que me había recaído, el tener que transmitir una serie de conocimientos, que si bien controlaba, sabía… No estaba seguro de saber “transmitirlos”.  

Responsabilidad y transmitir…. Vaya dos palabras, vaya nudo en el estómago (que aún hoy recuerdo).  Y allí me planté, en un campo abierto, bajo un sol de justicia, con botas apretadas, con camisas sudadas, con peso en los hombros, en las manos, y en el espíritu. Ya no recuerdo con exactitud los rostros de aquellos que me escuchaban, y tomaban notas (los más avezados), pero sí que recuerdo los ojos de ese centenar de personas clavados en mí.  Mirase a donde mirase, había ojos, y ojos…. Y al lado de los ojos, orejas (2 nada menos por persona), así que en ese momento entendí que ya no había ni retirada, ni tiempo para titubear, porque todo aquello que yo decía o iba a decir y mostrar, se iba a quedar pegado en el fuero interno de cada uno de aquellos hombres.  Y daba igual si mis palabras tenían sentido, si eran acertadas, si era verdad o era un cuento chino, si era una coreografía inventada, o se trataba de un técnica depurada.  Supe que todo lo que dijera, aquellos la iban a tomar como palabra divina.

sábado, 19 de septiembre de 2015

LAS BENEFICIOS Y PROBLEMAS DE LOS MEDIOS DE VISIÓN NOCTURNA

No hace mucho hablaba con un amigo y hermano de los que les toca pegar una patada a la puerta y meterse dentro de un laberinto de trampas en las guaridas de traficantes o de criminales, porque resulta que a los chorizos de poca monta, a esos se les detiene sin mucha necesidad de doblar esquinas, abrir puertas, y no saber que una pistola, o una recortada le espera a uno.

Y me decía este buen amigo, que a veces los malos les apagan las luces, y estos, como no cuentan con los medios que cuentan otras unidades estrella, pues andan bastante limitados a la hora de ver en esos pozos del infierno donde les toca meterse si o si, y donde siempre una linterna es más una maldición que una ventaja, pero es lo que hay, no tenemos ojos de gato.

Y de la conversación salió el tema de los medios de visión pasivos, los medios de visión nocturna en general. Que a fin de cuentas son los ojos del gato (no los del casco, la cinta reflectante que por la noche nos permite saber si el que tenemos delante es amigo o enemigo) para ver donde la fisiología de la evolución nos ha negado el control de la noche por medios propios.

Indudablemente se trata de una mejora que permite a todos los efectos una conciencia mayor de la situación y sobre todo, una mayor operatividad en el transcurso de los operativos por la noche, ya sea para conducir, vigilar, o pelear.

lunes, 29 de diciembre de 2014

EL ALTAR DE LOS CAÍDOS

Propiedad Intelectual Registrada

Casi a punto de finalizar el año, siempre tengo presentes a todos aquellos que ya no están entre nosotros.  Y este año, no he podido por más que lanzar la mirada muy atrás, y ver que el sacrificio de muchas personas, compatriotas, hermanos, compañeros, ha regado muchas tierras con la sangre y la ilusión de hacer un mundo mejor.

No siempre es fácil entender el porque se hacen las cosas, el porque pasan las cosas, y porque alguien decide entregarse de esta manera, aun a sabiendas del alto precio que a veces se paga.  Está claro que cada cual elige que quiere hacer en esta vida, y otros ni siquiera se preocupan de elegir, sencillamente se dedican a recoger lo que pueden.  Y todo cuenta, pero hoy me voy a permitir el lujo de pensar en los que si que eligieron una vida de sacrificio, austera, difícil, pero llena de satisfacción y recompensa moral, que a fin de cuentas, es la mejor recompensa para los hombres y mujeres que transitan por la vida castrense.

169 caídos desde el 2 de enero de 1987 a día de hoy.  Este es el tributo de España a la Paz.  Y no hay mayor altar que el reconocimiento de todos y cada uno de ellos, que en la flor de la vida, cayeron y dieron lo más preciado que tenían por ese fin superior.  Y no olvidemos, que todos y cada uno de estos hombres y mujeres fueron a donde fueron, para hacer de nuestro mundo un lugar mejor.  Para que otros en casa puedan disfrutar de las libertades y beneficios de una sociedad moderna, civilizada y segura.


domingo, 21 de diciembre de 2014

FORCE ON FORCE, ENTRENAMIENTOS CON MENTE ABIERTA



https://resources.safecreative.org/work/1303144775407/label/logo-150


En todo entrenamiento es fundamental una cosa, la mentalidad. La mente abierta (open mind…tan famosa…). Y tiene un porqué, podemos sentirnos los mejores tiradores del mundo, porque siempre acertamos en el 10 o en el espacio Alfa (IPSC), porque somos capaces de desencadenar todos los disparos del cargador, acertando, porque nos creemos imbatibles, porque confiamos en nuestra puntería y velocidad.
Pero tal vez dueños de nuestro ego, nunca nos hemos planteado que sucede cuando el blanco se torna reactivo, es decir, que nos responde, que se mueve, que nos agrede, que avanza o retrocede.  En ese instante, se desmorona el ego, sencillamente porque nuestro ciclo mental, nuestro ciclo OODA (Observar, Orientar, Decidir, Actuar) queda roto.  

La seguridad de nuestros actos se basa en una constante repetida, en la que durante mil, dos mil o tres mil veces, habremos sido el mejor del stage, o el mejor de la galería, de la tirada, de la línea de tiro.  En la que nunca hemos tenido que variar nuestra percepción de seguridad, siempre remitida a ángulo del arma, dedos fuera del disparador, no volverse hacia atrás, arma al frente, seguros puestos, are you ready…., y mil normas más que aplicamos a la percepción.  Pero en cuanto simplemente aquello para lo que nos hemos habituado, nos responde, nuestro sistema fisiológico se dispara, y nos arroja a un estado y situación para lo que jamás hemos entrenado.

Y hay muchos que socios acérrimos de su ego, dirán, yo controlo, “… yo lo tengo claro, al que me venga, le suelto tres taponazos que lo avío…” Y entonces, es cuando eme a mi, el instructor te pregunto “¿Cuántas veces has entrenado disparando “sintiendo” que te disparaban a la vez que tú lo haces?”… y es en ese instante, cuando la cara de duda se instala en el 99% de los que se sumergen en el campo del Force on Force (FoF).

La mente abierta, nos tiene que permitir derrotar al amigo ego, y retornar al estado primigenio de… por dónde empezar…

viernes, 31 de octubre de 2014

FORCE ON FORCE Entrenando Reacciones II

https://resources.safecreative.org/work/1303144775407/label/logo-150 


El carácter del entrenamiento FoF, se basa ni más ni menos que en potenciar técnicas de supervivencia.  Ni más ni menos, que favorecer el desarrollo de capacidades de supervivencia ante un enfrentamiento armado.

Que nadie se siga llevando a engaños, no por mucho realizar ejercicios FoF, va a salir airoso de un enfrentamiento armado, la única garantía ante esto es el factor suerte, para el que crea en él, el factor espacio tiempo, el retardo de la degradación de las capacidades cognitivas, y la ejecución de técnicas apropiadas para cada caso, entre otras muchas más variables.


Es sabido que hay muchos instructores que cuantifican el éxito de sus técnicas defensivas, en grandes porcentajes de éxito y garantía.  Y digo yo ¿si no se conocen las capacidades del agresor, como es posible poder cuantificar el resultado de un enfrentamiento armado, valorando solo una parte?.  Demasiados mitos, ni nuestros alumnos son supermanes, y los malos son almas de la caridad.  Por lo tanto la incógnita seguirá sin poder cuantificarse.


Siguiendo con el hilo de los mitos, un apartado importante a incluir en todo entrenamiento FoF, es el tratar la Teoría de Tueller, o de los 7 metros o 21 pies.  Para muchos, Tueller suena a chino.  Para otros, muy pocos es el precursor de estudios realistas dentro del marco de los enfrenamientos armados.  Y mucha de la base de su investigación, ha facilitado una visión más realista del complejo sistema de reacciones ante la ecuación, agresión, hombre, tiempo y distancia.


En el año 1983, en el mes de marzo, el Sargento de Policía Dennis Tueller, revoluciona el mundo policial con la publicación de un artículo en la revista SWAT Magazine. El artículo se desarrollaba bajo el paradigma de que la distancia media, no era una garantía de supervivencia para un agente de policía, en el caso de tener que enfrentarse a un sospechoso armado con un arma blanca (con un cuchillo).


miércoles, 29 de octubre de 2014

FORCE ON FORCE Entrenando Reacciones I



http://resources.safecreative.org/userfeed/1302200074850/label/barcode-72 
FORCE ON FORCE
Entrenando reacciones I

Cuando nos adentramos en el entrenamiento de nuestras reacciones, realizando baterías de ejercicios FoF, hemos de tener dos cosas muy claras.  Una, que por mucho que queramos acercarnos a la realidad, va a ser imposible emular las sensaciones y las reacciones fisiológicas que se experimentan ante un enfrenamiento armado.  Y dos, que a más practiquemos y desarrollemos pautas de trabajo ante supuestos, mejor entrenaremos y desarrollaremos nuestras reacciones ante esas situaciones inesperadas.

Es importante desde el plano de vista cognitivo, entender cómo se desarrollan los ejercicios y con qué fin, porque puestos en harina, el plano cognitivo comienza a irse de vacaciones, y aparece nuestro plano más irracional, más primitivo.  Y en él no cabe pensar en cómo voy hacer las cosas si me ataca un tipo armado con un garrote, o nuestro cuerpo se ha habituado a moverse y reaccionar ante un estimulo similar, o nos llevaremos el garrotazo seguro.

Por eso, cada ejercicio ha de tener una fase de comprensión, antes de introducir al o a los alumnos en el mismo.  Una vez inmersos, las reacciones afloran, y ahí está el objetivo del instructor, detectar que reacciones son válidas y cuáles no.  Y no con el fin de corregir, porque tal vez sea muy difícil corregir una actitud en una sola sesión, sino con el fin de informar al alumno de lo que hace, de cómo lo hace.  Esa información es la que al alumno le va a servir, para tener que interiorizar y comprender que para aumentar sus posibilidades de supervivencia, debe modular un cambio en las aptitudes que conduce.

martes, 16 de septiembre de 2014

¿Y TÚ CUANTO PAGARÍAS POR UNA FORMACIÓN QUE TE PUEDE SALVAR LA VIDA?


 Propiedad Intelectual Registrada

¿En cuánto valoras tu vida? 

¿Cuánto pagarías por una formación que te pudiera servir para salvar tú vida o la del prójimo?

Seguramente todos con el pecho henchido diríamos que lo que haga falta, que la vida es la vida, y no tiene precio.  Pues parece mentira, parece mentira porque poco a poco voy descubriendo una casta de impresentables a lo largo de nuestra geografía patria, que primero no valoran su vida, pero peor es que aun siendo un gran grupo de negligentes que trabaja en nuestras calles a costa del dinero público, para colmo cuando se les ofrece la oportunidad de formarse prácticamente a coste de una cena con copas, aluden que es muy caro, que no puede ser que se cobre por ejemplo 50, 60 ó 100 euros, por una formación intensiva y de calidad.

Lo peor del caso, y seguramente habrá muchos profesionales de la formación que lo podrían corroborar, es que estos personajes “rancios” primero son incapaces de moverse para mejorar sus actitudes y aptitudes profesionales, pero cuando se les presenta la oportunidad, suelen quererlo gratis.  ¡Qué dicotomía! No tener intención de formarse, porque viven muy felices en su puestecito cómodo y seguro, y cuando hay una oportunidad de hacerlo sin dejarse una fortuna, lo quieren gratis, oiga usted… que un fin de semana de formación a 60 euros es un atraco……